La falsificación de la numerología pirata

En otras entradas habíamos colocado las exageraciones en que se incurre cuando se empiezan a lanzar números sobre los daños que causa la piratería:

Ahora en Baixa Cultura aparece otro artículo sobre los números de la piratería:

La Falsificación de la Numerología Pirata

A cada rato son divulgados los números de la pirateria en Brasil, en América Latina, en el Mundo. Menos u$s 15 mil millones del erario nacional en 2010. Menos US$ 6, 1 mil millones para las multinacionales estudios de cine. Menos 2, 4 millones de empleos. Menos credibilidad para la fuente no divulgada de esos números falsos – que generalmente son inventados divulgados por entidades representativas de grabadoras y estudios de cine (APCM) o industrias (FIRJAN, por ejemplo). y lo peor es que la alarma falsa casi siempre es aumentada por la prensa que no lo cuestiona y reproduce las “estadísticas”, formando opiniones listas en mucha gente.

Pués un grupo formado por investigadores de nueve países decidió cuestionarlo y averiguar la realidad. Desde 2006, y divulgado desde 2010, las organizaciones lideradas por el Social Science Research Center, de los Estados Unidos, analizaron los mercados informales de allá y de Sudáfrica, Bolívia, Brasil, India, México y Rusia. Como resultado fue publicado el informe “Pirateria en economias emergentes” con 440 páginas en inglês, 86 de ellas dedicadas a Brasil. Aqui, la investigación fue realizada por el Instituto Overmundo y por la Fundación Getúlio Vargas, que revelaron algunos misterios, como dijo Ronaldo Lemos:

-Se dice que Brasil pierde dos millones de empleos por año con la piratería. es un número que cita como fuente la Unicamp (Universidad de Campinas), entonces fuimos a la Unicamp a intentar descubrir qué investigación reveló eso. Conversamos con las personas allá y descubrimos que esa investigación no existe. Otro dato bastante utilizado es que Brasil deja de recaudar u$s 18 mil millones por año en impuestos por causa de la piratería, y ese también es un valor sin fundamento.

En el mismo artículo de Globo de donde pescamos lo que dijo Lemos, en los dos últimos parágrafos no publicados online, pero publicados en este blog, el jefe de laDivisión de Propiedad Intelectual de Itamaraty y miembro del Consejo Nacional de Combate a la Piratería y Delitos contra la Propiedad Intelectual (CNCP), Kenneth da Nóbrega, admite que “la industria presenta datos cuya metodologia no siempre es clara. Existe un debate internacional sobre esa metodologia, y el gobierno brasileño todavía no tiene números oficiales sobre piratería“. o sea, la metodologia utilizada en “investigaciónes” sobre el consumo de productos piratas, como la de la Fecomercio-RJ (Federación de Comercio de Río de Janeiro), no es confiable, tornando los números no autênticos. Son falsificados.

De esas “estimativas”, los representantes de las grandes empresas y de órganismos gobernamentales consiguen los argumentos para promover campañas y propagandas engañosas que relacionan el consumo de productos falsificados al Crimen Organizado, al Terrorismo, al Trabajo Esclavo, al Tráfico de Drogas – como aquellas que nos deparamos antes de ver una película en dvd o mas recientemente en el cine. Un ekemplo mas concreto es la campaña “Brasil sin piratería”, resultado de la investigación supracitada encomendada por la Fecomercio-RJ, y apoyada por el CNPC – aquel cuyo representante dijo al final del artículo que defienden “que ellas no hagan relaciones simplificadas”.

“Simplificar” es justamente lo que se hace más, pués hay un gran problema en la utilización del término genérico “piratería” para cualquier tipo de infracción de propiedad intelectual. En esas campañas existen dos tipos de violación: la de los derechos de autor y la de la propiedad industrial. Los primeros valen para los productos que incidem sobre las ideas, como cds, dvds y libros; los segundos, para invenciones o marcas, como juguetes, remedios y zapatillas. Por eso Oona Castro, directora ejecutiva de Overmundo dice que “La gente acaba haciendo un debate con problemas distintos, de naturaleza diferente, pero que son tratados de la misma forma”.

Ninguno de nosotros duda de los daños que una zaptilla de marca pirulo puede hacer en el pié, o un remedio de procedencia dudosa puede causar en tu cuerpo, o un anteojos totalmente de plástico en tus ojos, o un juguete en tu hijo. Lo que no se puede colocar en la misma bolsa son los cds, dvds y downloads – que, generalmente, poseen los mismos datos digitales que el de origen, siendo copias sin pérdida de calidad.

“Proyectos de concientización”

El debate de las consecuencias de la “piratería de todo” tiene sus efectos y es orientado a niños y adultos, formatando mentes a través de “proyectos de concientización” escolares o reportajes en la prensa.

El Proyecto Escuela Legal – promovido a partir de 2007 por la Cámara Americana de Comercio (AmCham), apoyado por el CNPC y patro$$inado por la MPAA – es uno de esos que reproducen los falsos números. La intención del proyecto es auxiliar al profesores a adoctrinar trabajar la antipiratería con sus alumnos, a través de un “kit para educadores” y actividades en las disciplinas – que van desde textos sobre el asunto en Portugués hasta problemas de Matemática con los números de las “investigaciónes”, pasando todavía por la citación de los países fuente de productos falsificados en Geografia. Según el site, el proyecto fue implementado en 82 escuelas (9 particulares y 73 públicas) de seis ciudades (de San Pablo, GOias, y Santa Catarina), pudiéndo ir para más escuelas.

Y los de más edad también pueden reproducir las mismas cifras por medio de reportajes vehiculados en la prensa. Denle una mirada a esos reportajes de Fantástico y de R7 para que vean que los números son reproducidos y la “piratería” es usada tanto para referirse a infracción de derecho de autor como de propiedad industrial. [En el segundo reportaje, muestra ejemplar del ridículo discurso moralizador del combate a la piratería, felizmente un entrevistado dice que "a veces comprás un cd o dvd que lo ves dos veves y ya vale la pena".]

Como se percibe, las campañas y reportajes periodísticos intentan colocar una dosis para caballos de “culpa” a la hora de comprar productos oficiales. Se olvidan de dar el destaque debido a àquella que es la principal motivación de alguien para comprar un producto considerado “pirata”: el precio mas bajo. Es público y notorio que el precio alto de los cds y dvds no se condice con los bajos salarios de las personas, especialmente en países emergentes como Brasil, Rusia y Sudáfrica, donde el precio de un CD, DVD o de una copia de Microsoft Office es de cinco a diez veces mayor de lo que en los Estados Unidos o en Europa, y los productos oficiales acaban siendo ítems de lujo, como Lemos escribe en la introducción del estudio que puede ser bajado aqui.

Más y más numerología pirata


Sobre Eduardo