Analizando el argumento de que no se harían grandes éxitos sin el monopolio de los derechos de autor

El Señor de los Anillos

Fuente Blog de Rick Falkvinge

Cada vez que se argumenta que el monopolio de los derechos de autor no es necesario incentivar la producción de la cultura, oigo el contraargumento de que producciones cinematográficas de varios millones de euros  nunca ocurrirían en caso de que no existiera una garantía de retorno de la inversión.

La imagen de este artículo es una imagen fija de  “El Retorno del Rey”, estrenada en 2003, la tercera entrega de El Señor de los Anillos, que voy a utilizar como un ejemplo concreto. Pero primero, vamos a examinar el contra-argumento anterior con más detalle.

Con frecuencia escucho que esto y aquello  no sucedería si no había una garantía de retorno de la inversión. Aunque la mayoría de la gente parece estar de acuerdo en que se tocaría música, se escribirían escribir, y se haría arte sin el monopolio de los derechos de autor, debido a que la creatividad pasa por otras razones mas que el dinero puro, las objeciones generalmente gravitan hacia el tema de las películas más taquilleras, y que en primer lugar, como una garantía de retorno de la inversión, es necesario el monopolio  para aquellos que  la producirían.

Echemos un vistazo a esa declaración.

En primer lugar, hay una contradicción en los términos. Por definición, una inversión es la aceptación de un riesgo sobre un posible retorno, que es mayor que la inversión inicial, no hay tal cosa como un derecho de sacar ganancias de cualquier empresa.

En segundo lugar, ¿y qué? La cultura siempre ha sido fluida en sus formas de expresión. Hace cien años, las canciones populares y los conciertos de música clásica eran las dos expresiones de la cultura predominante. Cien años antes aún, fueron los ballets y las operetas en francés e italiano. Nadie se preocupa porque los  ballets ya no son la expresión predominante de la cultura de hoy, y por lo tanto, debemos esperar que las películas grandiosas se desvanecen, también: para dar paso a algo  mejor. Juegos y cultura inmersiva, tal vez.

Pero echemos un vistazo a la suposición subyacente de nuevo, que no se producirían esas películas si el monopolio de los derechos de autor se ha reducido para permitir el intercambio de archivos. Vamos a suponer que todo se pueda propagar libremente tan pronto como se ha digitalizado, y que esto daría lugar a no más ingresos para un blockbuster como cuando se comparten en la redes (que es una hipótesis totalmente falsa, pero que los maximalistas del monopolio del copyright argumentan, y por lo tanto, vamos a seguir con él  para el bien del argumento).

Esto significa, que después del primer fin de semana de un blockbuster, no habría ningún rendimiento de los ingresos  bajo este supuesto (falso). Así pues, echemos un vistazo a los números duros para examinar ese argumento. Tenemos los números de El Retorno del Rey, que se usa frecuentemente como un ejemplo en el debate, aquí mismo.

La película Ell retorno del rey costó hacerla 94 millones de dólares. El primer fin de semana, recaudó 199 millones. Eso es más de un 100% de retorno sobre la inversión antes que una copia digital pueda ser compartida.

Ahora, hay una serie de supuestos con este número, como la forma y el importe bruto que se distribuye y mucho más. Pero, en general, muestra lo ridículo del argumento  que nunca habría un retorno de la inversión si el monopolio de los derechos de autor se ablandara para permitir que la copia no comercial circulara libremente.

La próxima ola de ese argumento es que todas las películas no llegan al nivel de 100 por ciento de retorno sobre la inversión durante el primer fin de semana. Eso es cierto, por supuesto. Algunos llegan a más, otras a menos, algunas van a pérdida. Entonces, ¿cuánto hay que cambiar, y cuánto riesgo es aceptable, para hacer que todavía haya inversiones ?

Para responder a esta pregunta, no miremos a los estudios de Hollywood, sino a otros inversores: eh … bueno, los inversionistas. Wall Street. Un retorno del diez por ciento dentro de un año es considerada una buena inversión que fácilmente atrae a cientos de millones de euros (o dólares). Y con la frecuentemente, esas inversiones … solo con los tanques. Sólo esas películas lo hacen. Pero prácticamente nunca, nunca, verán el retorno del cien por ciento de la inversión en derivados de Wall Street sólo en la primera semana como se ve en la producción de una película.

En resumen, el argumento de que nadie invertiría en la producción de películas taquilleras de varios millones si se permitiera compartir archivos es una tontería incoherente en varios niveles, demostrado  por los números propios de la industria.

Fuente Blog de Rick Falkvinge

Sobre Eduardo