Rick Falkvinge-Es hora de pasar a la ofensiva por la libertad de expresión

Fuente TorrentFreak.

Por Rick Falkvinge

La acción colectiva de esta semana en contra de los proyectos de ley estadounidenses PIPA y SOPA fue asombrosa y sin precedentes. Pero ¿te has dado cuenta de que estamos siempre a la defensiva? No podemos ganar o incluso mantener nuestros derecho a la libertad de expresión de esta manera.

La industria del copyright es tenaz y eficaz en el uso de la táctica “Papá, quiero un pony” en la legislación. Utilizan esta táctica una y otra, y otra, y otra vez. El resultado es una continua erosión de nuestros derechos civiles y el afianzamiento de su derecho a los fondos de los contribuyentes.

La táctica “Papá, quiero un pony” es más o menos así:

Niña: Papá, quiero un pony! Quiero un pony! Quiero quiero quiero un pony!
Papá: Uhm, no, uhm, uhm, no, ¿qué tal un perro?
Niña: No no no no! ¿Quiero un pony! PONY! …¿un perro? Bueno, ok entonces.

En este punto el padre piensa: “¡Uf, estuvo cerca”. La niña por su parte piensa “Wow, esa es la forma más fácil de conseguir un perro.” Esa es la táctica “Papá, quiero un pony”.

Lo hemos visto con la DMCA en Estados Unidos [la última ley de derecho de autor de EE.UU.], que restringió severamente los derechos de nuestra propiedad, y la correspondiente directiva Infosoc en la Unión Europea. Lo vemos ahora con ACTA, lo que demuestra una vez más que la actitud ” más ofensiva, repugnante puede haber desaparecido”, a pesar de ser todavía un paso gigante hacia atrás en los derechos humanos. Lo hemos visto con la Directiva de Retención de Datos.

Y cada vez, nos defendemos y derrotamos las peores partes, quemando nuestras reservas de activistas, y luego, tres años más tarde, hay otro asalto. Además, mientras estamos luchando contra uno de estos males, otro 11 pasan escondidos.

El punto es, mientras tanto sólo nos defendamos, vamos a estar en retirada, y vamos a perder siempre. La industria del copyright tiene la iniciativa y lo mejor que podemos hacer es retrasar o reducir los daños causados. Eso no es lo suficientemente bueno.

Se pone peor. La industria del derecho de autor también ha conseguido los derechos para cobrar impuestos del comercio con otros objetos, cds y dvds sobre todo vírgenes, pero también relacionados con consolas de juegos, ya que teóricamente se pueden utilizar para copiar de forma legal. ¿Lo has entendido? No se rompe el monopolio de los derechos de autor al copiar de esta manera, y por lo tanto, sólo la industria del copyright está compensada.
[Canon Digital]

Empecemos de nuevo.

El monopolio de los derechos de autor, que puede parecer una manta húmeda, no cubre todos los actos posibles de copiar. Hay muchos actos de copia que son totalmente legales y no están cubiertos por los derechos de autor. Sin embargo, las industrias en su propia forma de entender sus derechos, han exigido – y recibieron – compensación de áreas donde el monopolio no se extiende. Compensación de dinero de los contribuyentes a la industria privada. Por no tener un monopolio. Realmente, ¿Podes creer esto?

En este sistema de compensación, que recogen cantidades ridículamente grandes de dinero cada año por no hacer absolutamente nada. Una gran parte del dinero va directamente a financiar la guerra contra nuestros derechos civiles y para cobrar aún más dinero del contribuyente en los nuevos esquemas “Papá, quiero un pony”. Para nosotros, es un círculo vicioso. Cualquier persona familiarizada con los incentivos sabe que es una manera absolutamente terrible de optimización de la producción darle dinero a una industria, independientemente de si estamos haciendo lo correcto, lo incorrecto, o nada en absoluto.

Por lo tanto, para resumir, la industria del copyright se ha puesto en una posición en la que obtiene cantidades demenciales de dinero por no hacer absolutamente nada, y usa ese dinero para comprar leyes que les den más dinero y restringir nuestra libertad de expresión. No es simplemente inaceptable. Es repulsivo.

No es ninguna sorpresa que creo que el monopolio de los derechos de autor es perjudicial (o al menos inútil) como un todo, y que la creatividad, las empresas y las libertades civiles estarían mucho mejor sin él. Después de haber estudiado el tema durante seis años consecutivos, descubro más y más flechas que apuntan en esta dirección.

Pero también soy lo suficientemente pragmático para darme cuenta de que si le disparas a la luna e insistes en no hacer ningún paso intermedio, no sólo no vas a la luna, sino que no darás tampoco un solo paso adelante. Además, para conseguir un pequeña camino hacia la luna puede ser suficiente tener esa gran visión que realmente querías. En la misma línea, el 99% de los problemas con el monopolio de derechos de autor de hoy en día se pueden resolver con una reforma mucho más pequeña que sea razonable, alcanzable y factible.

Cuando se trata de asuntos grandes, después de todo, no se pueden cambiar todas las reglas del juego durante la noche. Así que vamos a tirar las propuestas equilibradas, razonables, que restauran las libertades civiles, de a una pero reteniendo algunos de los incentivos a la inversión en cultura de hoy.

Estoy haciendo un borrador de este proyecto desde el grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo (donde, a su vez, vino la delegación Pirata). Vamos a intentar aprobar esto como un paquete en la legislación Europea, de Estados Unidos, de Australia, y en todas las partes que podamos:

  •  Debe quedar absolutamente claro que el monopolio de los derechos de autor no se extiende a lo que una persona común y corriente puede hacer con el equipo normal en su hogar y su tiempo libre. Solo regula la actividad comercial con intención de lucro. En concreto, el intercambio de archivos siempre es legal.
  •  Muestra gratuita. Debe haber excepciones que hagan legal crear mashups y remixes. Derechos de cita, al igual que las que existen para el texto, deben extenderse a sonido y vídeo.
  • DRM  Gestión Digital de Restricciones [Los programas que se usan para trabar las copias de archivos, cds y dvds] deben ser preferiblemente ilegales, ya que es un tipo de fraude que anula los derechos del consumidor y del ciudadano, sino por lo menos, siempre tiene que ser legal poder eludirlos.
  •  El monopolio de los derechos de autor de referencia comercial se reduce a un plazo razonable de cinco años desde la publicación, prorrogables a veinte años a través del registro de la obra en una base de datos del monopolio de los derechos de autor.
  •  El dominio público debe ser fortalecido.
  • La  Neutralidad de la Red debe ser garantizada.
  •  Impuestos sobre los soportes vírgenes están prohibidos. [Canon Digital]
  •  En general, siempre debe quedar claro la línea que dice, “los tribunales deberán resolverlo”, son áreas que no son aceptables y equivalentes a la prohibición.

Esta propuesta razonable, equilibrada, realizable y factible podría resolver el 99% de los problemas actuales, manteniendo al mismo tiempo los cuatro aspectos del monopolio de los derechos de autor. Resuelve la caza de brujas en los adolescentes que comparten series de televisión. Resuelve el problema de las obras huérfanas [obras que no se sabe si tienen o no derecho de autor] y restaura nuestro acceso al patrimonio cultural del siglo 20. Resuelve el problema de que la industria del copyright reciba dinero de los contribuyentes a cambio de nada. Por otro lado se mantiene un monopolio comercial de 20 años (como máximo) para las inversiones en las producciones culturales, derrotando a todos los argumentos de la presión de la industria de derechos de autor de que el monopolio es necesario porque así  más cultura se creará.

Aunque no estoy de acuerdo con los monopolios de las patentes, es un buen punto para hablar aquí que si las compañías farmacéuticas pueden tener un monopolio comercial de 20 años (patentes), entonces ese término sin duda debe ser suficiente para Disney y Elvis también.

Esto, o algo en ese sentido, es lo que tenemos que hacer. Tenemos que pasar a la ofensiva por nuestra libertad de expresión.

Fuente TorrentFreak.

Sobre Eduardo