Banqueros y Burócratas contra la Libertad en Internet-Giulio Prisco

Fuente IEET
Publicado: 06 de febrero 2012

Los banqueros y los burócratas han descubierto a  Internet, con 20 años de retraso, y no les gusta,

En marzo de 1989, Tim Berners-Lee presentó una propuesta de un sistema de gestión de la información a su jefe en el CERN, Mike Sendall. “Vago, pero excitante”, fueron las palabras que escribió Sendall sobre la propuesta, permitiéndole a Berners-Lee continuar. Y la Web nació.

Me enteré de la Web en 1991 (bueno, no teníamos la Web entonces) por un artículo de Physics World. Llamé a Berners-Lee para saber más, y recuerdo su escepticismo acerca de los servicios de acceso a Internet para los consumidores.

Por supuesto, el resto es historia, y una parte muy importante de las dos últimas décadas de nuestra historia en este planeta. Parece una suposición segura que hoy en día todo el mundo, al menos en el mundo desarrollado “occidental”, por lo menos sabe algo acerca de Internet. Internet, como todo el mundo sabe, es la cajita con luces que parpadean cuando usted está en Facebook, o algo así.

Bueno, al parecer algunas personas han descubierto a Internet,con más de 20 años de retraso, y no les gusta.

¿Quiénes son estas personas? Vamos a llamarlos “banqueros y burócratas.”

Los banqueros son los tiburones codiciosos denunciados por el movimiento Occupy. Ellos compran a los políticos y administradores que los apoyan y la libertad bajo fianza pagada con nuestro dinero cuando meten bien la pata. En algunos países han comprado al gobierno al por mayor. Son dueños de grandes corporaciones y quieren mantener su monopolio de facto a toda costa. Sólo están interesados ​​en el dinero y el poder, y sin piedad bloquearán a aquellos que se atreven resistirse a ellos. Algunos de ellos dicen amar la libertad, pero quieren la libertad sólo para sí mismos y sus compañeros, y la esclavitud para todos los demás. En realidad odian a la gente libre, porque las personas libres no aceptan ser esclavizados.

Los burócratas son los vendedores de papel. A menudo son llamados “servidores públicos” y afirman (algunos incluso creen) que sirven al pueblo, pero les encanta más el papel que las personas y creen que sus libros, los procedimientos y regulaciones son más importantes que las personas. Son los fanáticos del control del Estado-niñera que desean regular nuestra vida desde la cuna hasta la tumba. Odian a la gente libre, porque las personas libres que creen sus propios pensamientos y que viven su propia vida no caben en su sueño húmedo de una sociedad ordenada de zombis y ovejas.

Según la creencia popular, los banqueros son la derecha y los burócratas son la izquierda, y cada grupo odia al otro. Los banqueros de derecha se supone que aman las corporaciones y que odian a los gobiernos y los burócratas de izquierda se supone que aman al gobierno y que odian a las empresas. La realidad es, por supuesto, más compleja, pero fácil de comprender en su esencia: los banqueros y los burócratas, la derecha y la izquierda, corporaciones y gobiernos, cooperan detrás de escena, porque sus intereses son básicamente los mismos: el poder y el control. Los gobiernos ayudan a los banqueros a tomar nuestro dinero, y las corporaciones ayudan a los burócratas a tomar nuestras almas. Esta es la sencilla política la verdad 101 de nuestros tiempos, que cada vez más las personas libres están comenzando a ver. Y nosotros decimos: es suficiente.

Volviendo a Internet. Cuando los banqueros y los burócratas primero descubrieron algo acerca de Internet, lo desestimaron como una moda pasajera. Algún tiempo después, los banqueros se dieron cuenta que podía usarse Internet para vendernos más cosas inútiles, enviarnos más spam, publicidad de sus estafas Ponzi en línea, y los burócratas se dieron cuenta de que podían utilizar Internet para leer nuestras cartas privadas, vigilar nuestra conducta en línea , y mantenenernos bajo control. Así que los banqueros y los burócratas tienen Google, Youtube, Twitter y Facebook.

Hasta ahora nunca se habían dado cuenta de la verdadera naturaleza, subversiva de Internet, un habilitador poderoso y perturbador de innovación cultural, social y política, la evolución y revolución. Ellos han sido estupidos, porque el sistema operativo de la subversión de Internet fue muy claro cuando John Perry Barlow escribió la Declaración de Independencia del Ciberespacio:

Gobiernos del Mundo Industrial, vosotros, cansados gigantes de carne y acero, vengo del Ciberespacio, el nuevo hogar de la Mente. En nombre del futuro, os pido en el pasado que nos dejéis en paz. No sois bienvenidos entre nosotros. No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos.

No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo, así que me dirijo a vosotros sin más autoridad que aquélla con la que la libertad siempre habla. Declaro el espacio social global que estamos construyendo independiente por naturaleza de las tiranías que estáis buscando imponernos. No tenéis ningún derecho moral a gobernarnos ni poseéis métodos para hacernos cumplir vuestra ley que debamos temer verdaderamente.

Los gobiernos derivan sus justos poderes del consentimiento de los que son gobernados. No habéis pedido ni recibido el nuestro. No os hemos invitado. No nos conocéis, ni conocéis nuestro mundo. El Ciberespacio no se halla dentro de vuestras fronteras. No penséis que podéis construirlo, como si fuera un proyecto público de construcción. No podéis. Es un acto natural que crece de nuestras acciones colectivas.

No os habéis unido a nuestra gran conversación colectiva, ni creasteis la riqueza de nuestros mercados. No conocéis nuestra cultura, nuestra ética, o los códigos no escritos que ya proporcionan a nuestra sociedad más orden que el que podría obtenerse por cualquiera de vuestras imposiciones.

Proclamáis que hay problemas entre nosotros que necesitáis resolver. Usáis esto como una excusa para invadir nuestros límites. Muchos de estos problemas no existen. Donde haya verdaderos conflictos, donde haya errores, los identificaremos y resolvereremos por nuestros propios medios. Estamos creando nuestro propio Contrato Social. Esta autoridad se creará según las condiciones de nuestro mundo, no del vuestro. Nuestro mundo es diferente.

El Ciberespacio está formado por transacciones, relaciones, y pensamiento en sí mismo, que se extiende como una quieta ola en la telaraña de nuestras comunicaciones. Nuestro mundo está a la vez en todas partes y en ninguna parte, pero no está donde viven los cuerpos.

Estamos creando un mundo en el que todos pueden entrar, sin privilegios o prejuicios debidos a la raza, el poder económico, la fuerza militar, o el lugar de nacimiento.

Estamos creando un mundo donde cualquiera, en cualquier sitio, puede expresar sus creencias, sin importar lo singulares que sean, sin miedo a ser coaccionado al silencio o el conformismo.

Vuestros conceptos legales sobre propiedad, expresión, identidad, movimiento y contexto no se aplican a nosotros. Se basan en la materia. Aquí no hay materia….

Tal vez ahora han comprendido la Declaración de Barlow, y por supuesto están luchando en contra. Internet está empezando a golpear donde más le duele: el bolsillo de los banqueros, y la mojigata, santurrona obsesión por el control de los burócratas. El viejo “contenido” la industria con su basura cara, y la capacidad de controlar el flujo de información libre a través de obsoletas fronteras nacionales, está desapareciendo rápidamente, y hay muchos más cambios por venir. Cada vez es más fácil ver que los sistemas financieros, políticos y culturales se irá, y nuestra especie está empezando a rehacer con la tecnología, estén los dios(es) dispuestos o no.

La gran prensa occidental de banqueros y burócratas ha alabado la “primavera árabe” como una revolución social de los medios de comunicación creada por Twitter y Facebook, que por cierto es un insulto a las personas que han muerto luchando contra sus regímenes opresivos en las calles. Sin embargo, cuando las mismas cosas han empezado a ocurrir en casa, cuando la primavera árabe se ha convertido en la primavera de EE.UU y la primavera de Mundial, la prensa dominante ha boicoteado Occupy Wall Street el movimiento social de la calle hasta que fue demasiado grande para ignorarla, y sigue atacando los innumerables movimientos Occupy de los pueblos libres del planeta.

Entonces tenemos SOPA, PIPA y basura similar. Estos proyectos de ley para censurar Internet parecen haber perdido gran parte de su apoyo inicial, como resultado también de la firme respuesta de los ciudadanos libres del ciberespacio, con el apagón de Wikipedia y otros sitios importantes. Ray Kurzweil tiene razón: “Mejor que el gobierno cierre que Wikipedia vaya a la huelga.”

Pero, por supuesto, SOPAy Pipa estarán de regreso, tal vez con otros nombres y algunas concesiones menores. Que nadie se equivoque: esto es la guerra. En un discurso reciente en el Congreso Caos de Comunicación en Berlín, Cory Doctorow ha llamado, “La inminente guerra en la computadora de propósito general.”

“El siglo que viene estará dominado por la guerra contra la computadora de propósito general, y los enemigos son la libertad, la fortuna y la privacidad de toda la raza humana”.declaró

Ellos quieren quitarnos nuestra libertad sin fronteras, la de internet por el pueblo para el pueblo , y reemplazarla con livianas y desinfectadas “apps” que sólo nos traerán el spam y la basura que los banqueros y los burócratas quieren que escuchemos. Para evitar esto, debemos proteger a Internet en todo momento. Si no actuamos para proteger a Internet ahora, las próximas generaciones no van a experimentar el flujo de empoderamiento de información sin censura que hemos disfrutado en las últimas dos décadas, y se convertirán en borregos en manos de las corporaciones codiciosas y las dictaduras estado-niñeras .

¿Qué podemos hacer?

Me temo que van a ganar esta guerra, porque tienen todas las armas: son los dueños del sistema financiero, el sistema político, la administración del Estado, los tribunales, la policía y los ejércitos (que también eran dueños de la prensa, pero con Internet se la hemos tomado, y ahora la quieren de vuelta).

Rick Falkvinge, fundador del primer Partido Pirata en Suecia, ha escrito recientemente un gran artículo sobre “¿Realmente estamos preparados para la cuarta caja?”

“Cuando veo las abominaciones legislativas llamadas SOPA, PIPA, y NDAA siguiendo el ejemplo de la DMCA [la última reforma del derecho de autor en EE.UU} y la Patriot Act de los Estados Unidos, me doy cuenta de que el peor escenario posible para las libertades civiles parece en realidad estar materializándose", escribió, y , recordando las cuatro cajas de la libertad (jabón, voto, jurados, y munición, usadas en ese orden), él no puede excluir a un escenario aterrador: "Si el sistema ha sido tan completamente corrompido que todo el establishment está actuando como uno solo, y no es posible cambiar las leyes para salvaguardar las libertades fundamentales, sólo queda una opción. "

Espero que no lleguemos a eso. No me gustan las revoluciones, porque las revoluciones dañan a la gente. Pero no podemos dejar que los banqueros y los burocratas nos esclavicen a nosotros y a nuestros hijos, no sin una lucha.

En lugar de una revolución, creo que tenemos que poco a poco cambiar el obsoleto sistema actual.

Me temo que la batalla por lo que llamamos "Internet" hoy se ha perdido antes de empezar, porque tienen todas las cartas. Se harán cargo de la Internet actual y las reemplazarán con sus propias cajas de jabón para su spam y su vigilancia. Esto tomará unos pocos años, y debemos utilizar el tiempo para desarrollar una Internet libre, alternativa que no pueda ser controlada por los banqueros y burócratas.

Las redes en malla o redes de esponja, como los llama el futurista Pearson cuando la censura en la Web sea obligatoria en las redes de próxima generación, son una solución ideal.

Si los nodos de red se comunican sólo con sus pares (como nodos BitTorrent) sin necesidad de un servidor central, no hay mucho que los gobiernos y las empresas puedan hacer para controlar la red, activarlo o desactivarla. Ya existen implementaciones de prototipos de redes de malla, véase, por ejemplo, el proyecto Serval:

"Una red de esponja no necesita ningún ISP", dice Pearson. "Cada dispositivo es autónomo. Cada uno comparte datos con sus vecinos inmediatos, y se rutea de forma dinámica de acuerdo a una serie de algoritmos disponibles para ello. Pueden rutear datos desde A a B de modo que cada paquete va por una ruta diferente si es necesario. Incluso sin ningún tipo de cifrado, sólo A y B pueden ver el mensaje completo. "

"La capacidad de hacer este tipo de dispositivos ya casi está aquí. Teniendo en cuenta que en el mundo en que vivimos, los gobiernos podrían esforzarse para impedir que exista ", concluye Pearson. "Pero hay razones benignas para hacerlo por lo que podría ser difícil para ellos resistir la presión. Casi todo el espíritu del comienzo de la web tenía por objeto hacer del mundo un lugar mejor. Claro que unos pocos criminales y terroristas la usaron en el acto, pero el balance era para siempre. Hemos perdido, y estámos en peores condiciones ahora. Dejar que vuelva a ocurrir sería bueno para todos. Las redes de esponja puede hacer eso. Si a algunos funcionarios del gobierno no les gusta, bueno, ¿y qué? En este momento, no tengo un gran respeto por el gobierno. "”

Veo un futuro en el que pueda unirse a una red de malla encriptada nuestros smartphones ruteados, en cualquier momento y en cualquier lugar. Hay aún muchos desafíos técnicos por resolver, pero los ciudadanos libres de la Internet libre tienen cerebro suficiente para resolverlos. Que los gobiernos y las corporaciones mantengan su "Internet" y que sea lo más aburrida y desinfectada, como les gusta, no los necesitamos y vamos a salir.

El Partido Pirata de EE.UU acaba de publicar su primer libro, No Safe Harbor.

El ensayo "La peor parte de la censura es [esta frase ha sido tomada por el ICE]” por Ryan Moffitt lo dice todo acerca de la “industria del entretenimiento”: “Una industria que tiene que suspender las libertades civiles para ganar dinero es una industria que el mundo no necesita. ”

No puedo y no voy a incitar a otros a violar las leyes actuales, pero puedo y diré que estas leyes son estúpidas, y apoyaré y votaré por los partidos que las quieren cambiar.

En vez de romper las leyes, que inciten a todo el mundo a boicotear masivamente la “industria del entretenimiento.” Peguémosle con fuerza en la billetera donde más le duele. Sólamente no les compran. Para noticias y opiniones, hay contenidos de calidad lo suficientemente buena en la Internet libre (basta pensar en las conferencias TED). Las películas cuestan más producirlas, pero los ecosistemas alternativos, de producción y distribución crowdfunded están surgiendo para las películas también. Todas las revistas, CDs o DVDs que no les compramos es un clavo en el ataúd de la “industria del entretenimiento”, y su sobornados amigos.

Por supuesto que el consumo de “entretenimiento” y “contenido” no es un hábito fácil de romper, sobre todo si las alternativas emergentes no se han establecido todavía. Pero si eres uno del 99%, piensa en esto: ¿de verdad tienes suficiente dinero disponible para pagar 20 euros o más por lo que debería costar 2 euros o menos? Ustedes saben que mucho menos del 10% del dinero que pagás va a los creadores (escritores, artistas, músicos, cineastas, etc), y el resto paga por la infraestructura inflada y despilfarradora de la “industria de contenidos”, y su pingües ganancias. Boicot a ellos, comencemos a boicotearlos ahora, y a los creadores apoyémosles directamente a través de kickstarter, vodo.net, o donaciones directas.

Nunca he sido un fanático del software libre y he utilizado el software libre sólo cuando era tan bueno como las alternativas comerciales, o mejor. Sin embargo, recientemente he vuelto a evaluar mi posición después de leer el artículo titulado Richard Stallman tenía razón.

Microsoft, Apple, Google, Facebook, Twitter, y todos los principales fabricantes de computadoras, tablets y smartphones, se verán obligados por los banqueros y los burócratas a insertar puertas traseras y dispositivos de espionaje en su hardware y software. Supongo que la mayoría de ellos ya los tienen. La única solución es cambiar a alternativas libres. Me retiraré gradualmente del hardware, software y servicios propietario, y yo recomiendo que empieces a hacer lo mismo para protegerte y proteger a la Internet libre.

Fuente IEET


Giulio Prisco es un físico y científico de la computación, y ex gerente de la administración espacial europea. Giulio trabaja como consultor y contribuye a la ciencia y a varias revistas de tecnología. En 2002-2008 se desempeñó en el Consejo de Administración de Humanity Plus Además, de fue Director Ejecutivo y miembro de la Junta de Directores de la Asociación transhumanista italiana. Él está a menudo en Hungría, Italia y España. Usted puede encontrar más información sobre Giulio en su blog y su site.


Sobre Eduardo